Velvet

¿Cómo funciona la moda detrás de ‘Velvet Colección’?

 

La moda en Velvet Colección es una pieza clave en la esencia ficción, pues juega un papel central en las galerías. Además, el reciente fichaje por el modelo y actor Andrés Velencoso hará todavía más atractivo este elemento.

Velvet Colección es una serie coral en la que sus personajes están completamente definidos. Las sucesivas temporadas y las distintas tramas han ido marcando a cada uno de sus protagonistas, haciendo que estos evolucionen en todos los aspectos. Uno de ellos: el vestuario.

Pepo ha señalado que, ante todo, lo que ha de primar es cómo funcionan los atuendos para cada personaje, secuencia, decorado, iluminación… Es necesario separar los gustos personales para dejarse llevar no por lo que gusta o lo que no, sino por cómo se relaciona con cada uno de los papeles. En esto, ha declarado, los actores son unos auténticos profesionales, pues son los primeros en dialogar y aportar ideas -tras varias pruebas de vestuario-. De este modo, vestirán de manera más representativa. Visualmente uno es capaz de intuir a quién pertenece cada ‘look’.

Pero, como ya se ha mencionado, los rasgos del personaje no es lo único a tener en cuenta. El decorado con el que se está interactuando, así como la iluminación, es de vital importancia. Para ilustrarnos, Pepo da como ejemplo el rojo: pese a que este color es llamativo y arriesgado -como muchos de los protagonistas-, no encajaría bien dentro de las galerías, especialmente en las escenas rodadas en los despachos.

La época de Velvet Colección, finales de los 60, representa el final de la alta costura. Los diseñadores como Balenciaga así como la moda parisina y londinense dieron paso al revolucionario ‘Prêt à porter’ (‘listo para llevar’). La fórmula básica de este nuevo estilo es la línea ebasé, con siluetas más rectas y cortes muy limpios y sencillos. Según reconoce, da lugar a unos diseños que favorecen mucho la forma de trabajar en el rodaje, pues permite que a veces se confeccionen los atuendos de un día para otro en el taller -y dado que en numerosas ocasiones no se conocen las tramas ni, por tanto, lo que se va a necesitar, la inmediatez al estilo Velvet es algo común en su día a día-. Si la ficción estuviera ambientada en los 50, su trabajo se complicaría mucho más.

De hecho, las tres fuentes principales para hacerse con el vestuario son: las sastrerías -especialmente Cornejo y otras de Inglaterra-, que serían “casas de alquiler con ropa auténtica de la época”; por otro lado, Pepo también se dedica a buscar y comprar en marcadillos, tiendas o por internet, aunque el porcentaje más amplio, más del 50%, está confeccionado en el propio taller.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *